Debo confesar que soy muy escéptico. Dudo de muchas cosas tales como: Que el hombre haya pisado la luna o que las torres gemelas sufrieron un ataque terrorista. Dicho con el respeto adecuado, no hay suficiente evidencia que así sea.

Sin embargo hay algo que no me deja duda, Dios es Dios y no hay otro Dios fuera de él. Quizás suene algo radical, viniendo de alguien que se dice escéptico, contradictorio, tal vez, sin embargo en todos los años que he creido en Cristo y he practicado el Cristianismo, no tengo ninguna evidencia de lo contrario.

Dentro de las doctrinas básicas de la fe reformada encontramos la doctrina de  “El precepto eterno de Dios”, el cual se afirma en el capítulo 3 de la confesión de fé de Westminster, que también ha sido defendida por reformadores tales como Juan Calvino y escritores contemporáneos como Edward Pink .

Calvino por ejemplo dice: ” La fuente de donde llegan todas las bendiciones que Dios nos concede consiste en que Dios nos escogió en Cristo” , E. Pink afirma que el decreto de Dios es divino, sabio, libre y absoluto e incondicional.

¿Qué tiene que ver esto en la fe cristiana? Toda la fe cristiana descansa sobre estos principios básicos.

1. No hay mérito alguno en el hombre para ser salvo ( Efesios 2:8-9)

2. Fuimos elegidos para salvación por la pura misericordia, gracia y voluntad de Dios ( Romanos 8: 28-30)

3. Dios ha elegido a algunos (hombre y ángeles) para salvación y otros para condenación eterna, para la alabanza de su gloria. (Efesios 1.3-4)

Hay quienes se oponen a esta doctrina argumentando:

1. que el hombre tiene capacidad de elección (aceptar el regalo o rechazarlo)

2. que hay dos condiciones para la salvación (la fe y el arrepentimiento)

3. que Dios escoge a quienes escogen arrepentirse y creer en él.

Ante estos argumentos se puede afirmar:

1. La fe y el arrepentimiento son ambos un regalo de Dios, son una causa instrumental de la salvación (salvos por medio de la fe) y no una causa meritoria

2. La fe no es producto de nuestra capacidad sino un acto de la voluntad de Dios (para que nadie se glorie)  Efesios 2:8-9)

Quizás algunos quisieran estar absolutamente seguros de su destino, se preguntan : ¿Pasaré la eternidad en la gloria o en el infierno? La respuesta no puede ser categórica, pero podemos afirma que si Dios te está dando la oportunidad de conocerle, también te está demostrando su misericordia, y su interés en tu salvación.

Seguiré dudando de muchas cosas aquí en la tierra, pero no me queda duda , como dice el salmista. YO SE QUE MI REDENTOR VIVE.

Anuncios