Orar implica una serie de actitudes: la primera es humildad, la siguiente es confianza, la tercera es obediencia.

Jesús enseñó a sus discípulos a orar utilizando un modelo que se conoce como “El padre nuestro” Mat 6:9-13

En esa oración se acepta que Dios es Soberano, que es proveedor y Perdonador, se confía en que él proveerá nuestras necesidades y perdonará nuestras faltas.

Pero también hay que entender que todo eso es posible cuando hay obediencia y sometimiento a la soberanía de Dios. Al final afirma: “porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos” Mat 6: 13.

Esa es una actitud de entrega total a un Rey Soberano, omnipotente y omnipresente.

¿Hay esas actitudes en nuestras oraciones?

Anuncios