!Encontrado!

Hace unos días me puse a buscar algo valioso e importante, después de un par de horas de búsqueda infructuosa, desistí. Continué con la búsqueda dos días después, sin resultado. Entonces tuve que compartir mi preocupación con la familia. Un tercer intento con resultados negativos me dejó muy frustrado, revisamos cajones ,rincones, los lugares más probables y nada.

Una noche leí el pasaje de 1 Samuel 9, cuando Saúl sale a buscar unas asnas que se le habían perdido a su padre. Saúl no era aún el rey de Israel, pero Dios ya había hablado a Samuel de sus planes. Saúl fue de un lugar a otro y no logró encontrar las asnas, estaba a punto de rendirse y regresar a casa (1 Sam 9:5) pero un criado le dice que cerca del lugar había un vidente, que sería buena idea hacer un intento más. (1 Sam 9:6)

Samuel se encuentra con Saúl y le dice: … En cuanto a las asnas que se te perdieron hace tres días, no te preocupes por ellas porque ya las han encontrado. Además, todo lo más deseable de Israel será para ti y para tu familia. (1Sa 9:20). Me sentí muy arrepentido de estar buscando sin haber preguntado a Dios así que oré diciéndole a Dios. “Si tu sabes donde está lo que busco, dame la seguridad que ha sido encontrado”, y dejé de buscar.

Pasaron dos días y hoy mi esposa me dice por teléfono que había encontrado lo que buscaba, yo solo le contesté “! ya se encontraron las asnas !” en un principio no entendió de qué hablaba entonces le conté lo había leído en la Biblia y como Dios había respondido.

Esto confirma una vez más mi fe en la oración y la Palabra de Dios que se cumple, tal como él lo promete. Tu también puedes confiar en que Dios tiene control de todo lo que sucede contigo.

Oración: Gracias Dios por encontrar lo que se me había perdido.

Anuncios