Mensaje de Navidad 2011

Lecturas:  Isaías 7: 7-16, Mateo 1: 18-25; Isaías 9: 1-7; Mateo 4: 1-17

 

Introducción:

Navidad y Semana Santa son dos de las celebraciones más importantes en el calendario cristiano. En navidad celebramos el Nacimiento de Jesús, en Semana Santa recordamos su muerte, estos dos eventos que forman parte de la vida de todo ser humano, pero que en Jesús cobran nueva importancia porque su vida no fue como la cualquiera de nosotros, estuvo marcada desde el principio por un milagro y por una misión.

 

La Navidad es el principio del cumplimiento del plan de Dios para la redención de la humanidad, como lo menciona John Piper ” Sin encarnación no hay redención” . Este plan no tendría efecto sin una misión, sin un propósito claro y definido. Jesucristo supo desde un principio que la razón de su nacimiento milagroso era traer la salvación, y esa salvación no estaría completa sin la muerte en la cruz.

 

En esta meditación hablaremos de cómo Dios preparó tanto el milagro como la misión de Jesucristo. Tres preguntas trataremos de responder mientras analizamos la escritura. 

1. ¿Qué prometió Dios que haría? 

2. ¿Cómo lo cumplió?

3. ¿Cómo nos afecta el milagro y la misión de Cristo?

 

1. Las promesas de Dios se cumplen. 

 

El nacimiento de Jesús cumplió aproximadamente 200 profecías, desde aquella que se pronunció en el jardín del edén : 

 

Génesis 3:15: Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 

 

Hasta aquellas que describían el lugar, el tiempo y la forma de su nacimiento. 

 

Miqueas 5:2: Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre los millares de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas han sido desde el principio, desde la eternidad.

Isaías 7:14: Por tanto el Señor mismo os dará señal: He aquí una virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel.

 

¿ Por qué nació Jesús?

 

El pecado había separado al hombre de Dios. 

 

El pecado abrió una brecha que se amplió con el tiempo. La humanidad creció en su desprecio por el reino de Dios y perdió en el reino de Satanás, despreció la luz de la Palabra de Dios y se hundió en la tinieblas del pecado. Dios pudo destruir lo que había creado y sin embargo se arrepintió de haber enviado un diluvio que casi desaparece a la raza humana y con ello toda la creación. Dios se acordó de su promesa y le dio a la humanidad una segunda oportunidad. Sin embargo la humanidad volvió a darle la espalda, una y otra vez, dice el apóstol Pedro ” se volvieron como ovejas descarriadas” ( I Pedro 2:25)

 

 

El hombre y Dios eran enemigos

 

Mientras el hombre se alejaba de Dios y buscaba crearse otros dioses, la misericordia de Dios se mantuvo firme. Una y otra vez intentó Dios volver a su pueblo al camino correcto, uso profetas, jueces, reyes y sin embargo el pueblo siguió lejos de Dios. Jesús lo expresa de esta manera dolorosa: Mateo 23:37: “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!”

 

Dios prometió que enviaría a un Salvador y lo cumplió.

 

El nacimiento de Jesús fue el principio de una serie de milagros que confundieron tanto a los que vivieron esos tiempos como a los hombres hoy día.

Josh McDowell en su obra ” Evidencia que exige un veredicto explica la importancia del milagro” 

 

“A menudo se rechazan los milagros porque se oponen a las leyes naturales. Sin embargo [… ] las leyes no son la causa de que algo sucede. Ellas son meras descripciones de lo que Dios hace que suceda. [  … ] Los milagros son una parte inherente de la comunión de Dios con nosotros.” ( McDowell: 128)

 

La condición de la humanidad necesitaba un acto sobrenatural para demostrar el poder de Dios. El nacimiento virginal fue el medio, la señal que Dios usó para decir al hombre. “Yo soy Dios y sigo siendo el Dios creador de las leyes del universo” . El nacimiento de un niño era lo que  menos se esperaba, el pueblo judío esperaba un caudillo, no un pobre carpintero; esperaba un libertador social no un predicador errante; Dios de nuevo confunde el pensamiento predominante y dice: Isaías 9:6-7: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado será sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y de su paz no tendrá límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto. 

 

El celo de Dios hará esto.

 

El pasaje de Isaías 9:7 indica la intervención directa de Dios en la misión de Jesús 

La vida de milagros de Jesús eran evidencias de su misión en la tierra: Mateo 1:21: Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS; porque Él salvará a su pueblo de sus pecados.  ¿Qué significa salvar al pueblo de sus pecados? Como ya vimos anteriormente la condición del hombre era tal que  solamente Dios podría salvarnos.

 

Las palabras empleadas para describir la misión de Jesús fueron ” Emmanuel” vocablo hebreo que significa “Dios con nosotros” y el nombre que el ángel le dijo a José que le pondría Jesús, del hebreo “Ye-ho-shua” que significa ” Jehova Salva” 

 

El nacimiento virginal de Jesús no tenía precedente, y luego de él no ha habido otro igual. Los grandes líderes de la humanidad han nacido por intervención totalmente humana, solo Jesús nació por intervención divina. ¿Cómo es esto posible? fue la pregunta que María le hizo al ángel (Lucas 1: 34-35) Para María y para el resto de la humanidad, no era posible, sin embargo el ángel le afirma: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también lo Santo que de ti nacerá, será llamado el Hijo de Dios. (Lucas 1:35). Se necesitaba un acto sobrenatural para vencer lo natural y Dios lo cumplió. 

 

  1. La Misión de Jesús. 

 

La intervención de Dios establece la naturaleza de la misión de Jesús.

 

Para mucha gente Jesús fue un gran hombre, un iluminado, un gran maestro, ciertamente fue eso y mucho mas. Jesús es el Hijo de Dios y por lo tanto tenía todas las características de su padres, tenía su poder, tenía su amor y su misericordia.  Jesús es la encarnación de Dios.

 

El nacimiento de Jesús obedeció al cumplimiento del plan de Dios. 

 

El apóstol Juan escribe: Y el Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:14) El Dios que había sido rechazado, decidió vivir entre los que los rechazaban, la única manera de hacerlo era por medio de un ser humano, naciendo como cualquier otro ser humano, viviendo y participando de la humanidad. ¿tenía que hacerlo así? Si, Dios tenía que hacer que el salvador participara de la naturaleza humana para llevar en sí el pecado del mundo. 

 

El apóstol Juan afirma que la presencia de Jesús era la demostración, la evidencia de la gloria, la gracia y la verdad de Dios.

Ningún otro ser humano podría haberlo hecho así. Aún cuando la humanidad ha tenido hombres y mujeres que sacrificaron su vida por grandes ideales, solamente Jesucristo murió, vivió y murió por salvarnos de nuestros pecados. 

 

Ver para creer

 

Una de los grandes problemas de la humanidad desde siempre,  es que cree solamente aquello que ve. Se dice que Yuri Gagarin, el astronauta ruso, dijo cuando estaba en el espacio ” No veo a ningún Dios aquí arriba”, Dios conocía ese problema y entonces se hizo visible.  Antes del nacimiento de Jesús, Dios se manifestó de muchas maneras. El apóstol Pablo lo afirma cuando dice. Romanos 1: 18  Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia detienen la verdad; 19  porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto; porque Dios se lo manifestó. 20  Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y Divinidad, son claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas; así que no tienen excusa. 21  Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; antes se envanecieron en sus discursos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22  Profesando ser sabios, se hicieron necios,. 

¿Se necesita más explicación? Creo que no, desde la creación Dios se manifestado claramente. Entonces ¿por qué fue necesario que Cristo naciera de mujer?  Para cumplir su plan, la misión de Cristo fue trazada desde el momento que el hombre pecó en el Edén. 

 

Nuevo nacimiento para una nueva vida

 

El nacimiento de Jesús nos enseña que es necesario nacer de nuevo, de una nueva forma para tener una nueva vida. Jesús lo afirmó cuando habló con Nicodemo aquella noche cuando le dijo: “De cierto, de cierto te digo: El que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.” 4  Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿Puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 5  Respondió Jesús: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” 6  “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.” 7  “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez.”  (Juan 3:3-7) 

 

Al nacer Jesús comenzó su camino hacia la cruz. Su vida de milagros fue evidencia del poder de Dios, desde su concepción por medio del Espíritu Santo hasta su resurrección Jesús es la encarnación de Dios y con ello el cumplimiento de nuestra salvación.

 

3. ¿Cómo nos afecta el milagro y la misión de Jesús?

 

La gracia expresada en forma de niño

 

Si Cristo no hubiera nacido seguiríamos sumidos en las tinieblas del pecado, todavía tendríamos que hacer sacrificios de animales para pagar nuestras faltas, tendríamos que seguir tratando de cumplir la ley, seguiríamos intentado hacer la voluntad sin lograrlo. Jesús nos dio el camino de la gracia que la ley no podía completar.

 

Jesús nació para cumplir toda profecía, para cumplir toda ley, para pagar toda culpa. Dios no da a través de su hijo la reconciliación con Dios, nos abre el camino al reino de Dios, nos permite romper la separación que el pecado había causado. La navidad  en esencia es el acto de reconciliación más grande del mundo. El nacimiento del niño expresó el amor de Dios por ti y por mi. 

 

El milagro de la misión de Jesús

 

Cuando a Jesús se le preguntó si él era el Mesías o deberían esperar a alguien más él respondió: “Id, y decid a Juan las cosas que oís y veis.”  “Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es predicado el evangelio.” 

 

La persona sin Cristo está ciega, coja, enferma e inmunda, sorda y muerta. Jesús trajo la esperanza para recobrar la vista, la salud y la vida. 

 

La Navidad es para recordarnos nuestra condición sin Cristo y darnos la oportunidad de recibir su regalo de vida. Una vida nueva, una vida eterna. Es un regalo que no está en los escaparates de las tiendas, no está en oferta de temporada, no está en rebaja, no lo obtienes a 12 meses sin intereses, el regalo es gratuito y está ahí esperando que tu lo aceptes para comenzar a disfrutar de la vida eterna que Jesus te trajo en la primera navidad.

 

La invitación sigue abierta, el regalo está ahí, solo tienes que aceptarlo.

 

Amen

Anuncios