TETELESTAI: “Hecho está”

Juan 19:30: Y como Jesús tomó el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, dió el espíritu. 

Introducción.

Uno de mis alumnos me comentó que ha participado en la representación de la crucifixión haciendo el papel de Jesús por tres años. Yo le hice una pregunta sencilla, ¿Qué se siente representar a Jesús? y él me respondió simplemente “te cambia la vida”;  Lo curioso es que el día de hoy, viernes santo, no estará haciendo el papel de Jesús, hoy hará el papel de ladrón. Cuando me encuentre de nuevo con él pienso hacerle la misma pregunta ¿qué se siente haber hecho el papel del ladrón?

La última palabra

Es una tradición en nuestras iglesias reformadas tradicionales que se prediquen las llamadas 7 palabras o frases que el Señor pronunció en la cruz. Eso ha dado a lugar a maratónicas y cansadas exposiciones teológicas. Hoy no haremos eso, en lugar de ello quiero llevarles directamente a la última palabra. “Hecho está” o como se dice en las versiones tradicionales del evangelio “consumado es”

De todas las palabras pronunciadas en la cruz por Jesucristo, ninguna me impacta más que las últimas palabras. “Hecho está” y que por cierto solamente aparece en el evangelio de Juan. Ninguno de los otros evangelios recoge esta frase.

“Consumado es” es una expresión de victoria, de satisfacción, no es una expresión de derrota. Jesucristo había venido para eso, para morir en lugar de los pecadores. En el momento de su muerte podía ver consumada su misión. ¿Cómo lo hizo?

Vayamos al principio para entender el final. 

1. Jesús cumplió su misión desde el principio

Cuando Jesús vino al mundo tenía un propósito definido. El nombre que le fue dado describía su misión y el propósito para su vida. Mateo 1:21:..y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará á su pueblo de sus pecados.

El propósito de su vida no podría ser otro, cada uno de su días se dirigían hacía ese fin, cada una de sus acciones, cada palabra, cada gesto era la consumación de su misión en la tierra.

Jesús no podía ser otra cosa que el salvador de su pueblo. No vino solamente para sanar enfermos o para dar cátedras de cómo tratar a tu prójimo, no vino para expresar palabras sabias y hacer una secta de seguidores. Su misión estaba definida desde antes de su nacimiento. Vino a salvar lo que se había perdido. (Mat 18:11).

En varias ocasiones Jesús demostró que no había nada en mundo a qué aferrarse,

– ni su familia (por mucho que los amaba), El dijo: Mateo 12:48: Y respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?;

– ni posesiones, Mateo 8:20: Y Jesús le dijo: Las zorras tienen cavernas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del hombre no tiene donde recueste su cabeza;

– ni posición social : Juan 6:15:  Y entendiendo Jesús que habían de venir para arrebatarle, y hacerle rey, volvió á retirarse al monte, él solo.

Cuando Jesús estaba frente a Pilato, éste le preguntó (Juan 18:37) : …¿Luego rey eres tu? Respondió Jesús: Tu dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio á la verdad. Todo aquél que es de la verdad, oye mi voz.

Jesús estaba decidido a cumplir su misión de principio a fin. Aún cuando fue tentado varias veces a desistir de su misión, tanto en el desierto al principio, como en el huerto al final, Jesús no podía hacer otra cosa que cumplir hasta el fin con la encomienda de su padre que era salvar a SU pueblo ( Y quiero hacer énfasis en la palabra SU PUEBLO, porque confirma una vez más que Jesús murió por los escogidos)

Jesús cumplió su misión totalmente

La misión de Jesús expresada en su nombre solamente podría realizarse mediante el cumplimiento cabal de todo lo que se había dicho de él.

a) Jesús vino a cumplir la voluntad del Padre.  

Para él no había otra cosa más importante que hacer la voluntad de su Padre. Así lo expresó varias veces en el evangelio de Juan:

  • Juan 4:34: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.
  • Juan 6:38: Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, mas la voluntad del que me envió.

La voluntad de Jesús estaba sujeta a la voluntad de su padre. Así como desea Dios nuestro padre que sujetemos nuestra voluntad a él.

¿ Jesucristo pudo tomar la decisión de no hacer la voluntad de Dios? No, él había venido a cumplir totalmente con la voluntad de Dios.  Veamos cómo lo expresa en estos pasajes

  • Juan 5:30: No puedo yo de mí mismo hacer nada: como oigo, juzgo: y mi juicio es justo; porque no busco mi voluntad, mas la voluntad del que me envió, del Padre.
  • Juan 6:39: Y ésta es la voluntad del que me envió, del Padre: Que todo lo que me diere, no pierda de ello, sino que lo resucite en el día postrero.
  • Juan 6:40: Y ésta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero.

b) Jesús vino a cumplir la ley.

La ley que fue entregada al pueblo Israel mediante la cual podían ser perdonados, requería de sacrificios, la obediencia de mandamientos que tenían como pena la muerte y  se limitaba a un solo grupo de personas.

Jesús vino a cumplir la ley que no podía ser cumplida en su totalidad por los seres humanos. él vino a cumplir la ley y los profetas.

  • Mateo 5:17:   No penséis que he venido para abrogar la ley ó los profetas: no he venido para abrogar, sino á cumplir.
  • Lucas 9:31: Que aparecieron en majestad, y hablaban de su salida, la cual había de cumplir en Jerusalem.
  • Lucas 22:37: Porque os digo, que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y con los malos fué contado: porque lo que está escrito de mí, cumplimiento tiene.

c) Jesús vino a cumplir el pago del pecado.

Cuando Jesús fue bautizado por Juan, éste pronunció  “…He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Juan 1:29:

Esta expresión hablaba de la misión de Jesús; no solamente vino a hacer la voluntad del Padre, ni a cumplir solamente la ley y las profecías, Jesús vino a quitar el pecado. Solamente podía hacerse de una forma, satisfaciendo la deuda totalmente por el pecado. Es decir pagando con su muerte … Porque la paga del pecado es muerte ( Rom. 3:23)

Jesús sabía que su fin era la muerte. Así se lo dijo a sus discípulos Mateo 20:18: He aquí subimos á Jerusalem, y el Hijo del hombre será entregado á los príncipes de los sacerdotes y á los escribas, y le condenarán á muerte;

Cuando Lazaro murió le dijo a sus discípulos: Dicho esto, díceles después: Lázaro nuestro amigo duerme; mas voy á despertarle del sueño.Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, salvo estará. Mas esto decía Jesús de la muerte de él: y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. (Jn. 11:11-13)

En otra ocasión les dijo: Respondió Jesús, y dijo: No ha venido esta voz por mi causa, mas por causa de vosotros.Ahora es el juicio de este mundo: ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.Y yo, si fuere levantado de la tierra, á todos traeré á mí mismo.

Y esto decía dando á entender de qué muerte había de morir. (Juan 12:30-33:)

Jesús estaba dispuesto a cumplir hasta el final con su muerte ¿Qué harías tu si supieras el día de tu muerte y la forma de tu muerte? Jesús lo supo desde el principio y aún así cumplió hasta el final.

3. La palabra final: TETELESTAI

Jesús estuvo dispuesto a cumplir la voluntad de su padre, a cumplir la ley y las profecías,  y  cumplir el pago por el pecado. ¿Qué quedaba por hacer? solo quedaba clavarlo todo el la cruz.

La cruz representa la consumación de la obra de Jesucristo, no es un símbolo de derrota, es un símbolo de gloria y victoria.   La cruz que sigue siendo ofensa para muchos y vergüenza para otros es nuestro recordatorio de la consumación de la obra de Cristo. Para el creyente en Jesucristo es la representación de la obediencia y el pago total de nuestra  deuda con Dios.

Antes que Jesús entregara el espíritu – como dice el evangelio de Juan- pronunció la sentencia total contra el enemigo: TETELESTAI “Esta hecho!” – según el original griego-

TETELESTAI es nuestro seguridad, es nuestra esperanza, es nuestra garantía que no hay nada que nos separe del amor de Dios porque Jesucristo lo ha hecho todo. Con él ultimo aliento Jesús derrota a Satanás, derrota al pecado, derrota a la muerte misma.

Como dice el comentarista Mathew Henry. “ TETELESTAI es una palabra comprehensiva, y una palabra reconfortante” Había sufrido todo, había bebido de la amargura de la hiel y el vinagre, había recibido es escarnio y los azotes, había sido ofendido y maltratado , todo lo había cumplido, la ley ceremonial quedaba abolida, la economía mosaica estaba disuelta, es pecado esta destruido y el la justicia estaba comenzando.

Hoy podemos decir con Jesús. TETELESTAI “todo está hecho”. No falta nada por hacer porque Jesús lo pagado todo, mi deuda y tu deuda han sido saldadas totalmente, el enemigo ha sido derrotado y la muerte ya no tiene poder sobre nosotros.

El cordero ha sido inmolado, el pacto ha sido sellado con sangre, el sacrificio ha satisfecho totalmente la demanda y ya no debes nada. TETELESTAI fueron las últimas palabras del Jesús humano y el sello de nuestra herencia de la gloria.

Porque Jesús ha cumplido totalmente podemos estar completamente seguros que tenemos entrada a la gloria, podemos estar totalmente confiados que lo que suceda mientras vivamos no se compara con la vida eterna con Cristo.

“Esta hecho” Amén.

Anuncios