Hoy iniciamos un proyecto de 40 días de oración y ayuno en mi iglesia.

Es todo un reto y para empezar hoy he comenzado orando por aquellos que tomaron el reto en sus manos para ayunar y orar por un día o mas, intercediendo por sus hermanos y projimos.
En tiempos de mayor peligro el pueblo de Dios se puso de rodillas e imploró la intervención de Dios en su vida. 

Dan 9:3 Volví mi rostro a Dios el Señor para buscarle en oración y súplicas, en ayuno, cilicio y ceniza. El apóstol Pablo dice: Orad sin cesar 1 Tes 5:17.

Hoy pedimos a Dios que intervenga y restaure nuestras relaciones en la iglesia y nos de una nueva visión.
No dejaremos que el enemigo derrote, desanime y deshaga al pueblo de Dios.

(publicado originalmente en http://www.juventud-viva.blogspot.com)

Anuncios