Pero lejos esté de gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mi y a todo el mundo. Gálatas 6:14

Desde hace muchos años me ha tocado compartir el mensaje de viernes santo. Pero cada año representa para mi una nueva búsqueda del significado de la cruz. Hoy quiero enfocarme en dos preguntas: ¿Que significa la cruz de Cristo para mi? ¿Por qué debo gloriarme en la cruz de Cristo?

… obediente hasta la muerte ! Y muerte de Cruz!

1. ¿Qué significa la cruz de Cristo?

a. Sin cruz no hay cristianismo.

Casi 2000 años han pasado desde ese día en que Jesucristo fue crucificado en medio de dos ladrones. Muchos líderes sociales, religiosos y políticos han vivido y muerto durante ese mismo tiempo.

Muchos de ellos hoy son héroes nacionales, ejemplos para multitudes, porque fundaron naciones, liberaron esclavos, establecieron religiones y encontraron el remedio para las enfermedades, cambiaron la vida de millones. En eso no hay diferencia con la vida de Jesús, excepto en una sola cosa, no murieron en lugar de otros.

Jesús fue el único que llevó el castigo que le correspondía a alguien más. “ El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados” ( 1 Pedro 2:24 LBA) .

La cruz simboliza el más grande amor que jamás haya existido; en la cruz se resume todo el evangelio. Nos cuenta la historia del hombre y su necesidad de salvación. Representa la nueva vida en la tierra y la esperanza de la vida eterna. Sin la cruz la vida cristiana no tiene sentido, sería sólo una vida buena, pero no una vida santa.

b. La cruz es la división de la historia

Este es el punto más alto de la voluntad de Dios, en ese instante en que Jesús entrega el espíritu se cumple todo el plan de redención.

No había otro plan, en la primera pascua solamente la sangre de un cordero sin mancha podía librar a la familia de la muerte. Ese viernes por la tarde solamente la sangre de un hombre sin mancha podría librar a la humanidad del castigo divino.

Si hoy estamos aquí es porque Jesús llevó sobre sus espaldas el pecado del mundo. La cruz representa nuestro pecado, nuestro castigo y también nuestra esperanza.
“sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo” (1 Pedro 1: 18-19 LBA)

La cruz nos recuerda que nuestra deuda está saldada, que ya no es necesario sacrificar a un cordero, que no es necesario derramar más sangre, que todo está pagado.

La historia se dividió por el nacimiento de Jesús, pero la relación del hombre con Dios se dividió por la muerte de Jesús, si El no hubiera muerto en la cruz seguiríamos bajo condenación.

Fuimos redimidos, significa que Jesús pagó el rescate, vida por vida, el tenía que morir para nosotros vivamos.

c. La cruz como símbolo de muerte se convierte en símbolo de vida.

En aquel tiempo la cruz era instrumento de tortura y muerte. Los más viles criminales eran crucificados y expuestos al escarnio y la burla pública, para servir como ejemplo y escarmiento a los demás.

Dios escogió esa muerte para su hijo. Lo hizo para que de esa manera la muerte de Jesús, sirviera de escarmiento y de esperanza. “Porque la paga del pecado es muerte mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús” dice Romanos 6: 23.

Muchos dicen que se merecen algo mejor en la vida, Dios dice que lo único que merecemos es la muerte.

Cuando miremos una cruz, no veamos solamente ese instrumento de tortura, veamos el símbolo de nuestra liberación de la muerte, Dios uso el madero para levantar a su hijo, a la vista de todos “…para que todo aquel que en cree no se pierda más tenga vida eterna” ( Juan 3:16)

2. ¿Porqué debo gloriarme en la cruz de Cristo?

a. La cruz representa nuestro orgullo.
Al ser humano le encantan los primeros lugares. Nos hace sentir bien el reconocimiento. Desde pequeños nos enseñan a intentar llegar primero, llegar más lejos, ser mas fuertes que los demás, lograr más y alcanzar el éxito. Las medallas, los trofeos, los diplomas, las listas de honor, existen por esa necesidad de reconocimiento.

Jesús nunca intentó alcanzar el reconocimiento de nadie, lo único que le importó fue hacer la voluntad de sus padre.

Viene a mi mente este poema que fue originalmente escrito en el siglo 19 por James Allan Francis., aquí les presento una versión libre.

UNA VIDA SOLITARIA

Nació en una aldea desconocida,
hijo de una campesina.
Creció en otra aldea desconocida,
donde trabajó en una carpintería hasta los treinta años.
por tres años fue un predicador itinerante.

Nunca escribió un libro.
Nunca tuvo una oficina.
Nunca tuvo una familia o fue dueño de una casa.
Nunca vivió en una gran ciudad.
Nunca viajó 200 millas desde el lugar en el que nació.
No hizo ninguna de las cosas que suelen acompañar a la grandeza.

Mientras todavía era todavía joven, la opinión pública se volvió contra él.
Sus amigos lo abandonaron.
Fue entregado a sus enemigos,
y sufrió la parodia de un juicio.
Fue clavado en una cruz entre dos ladrones.

Mientras moría,
sus verdugos sortearon la única propiedad que tenía en la tierra…sus vestiduras,
Cuando murió, fue sepultado en una tumba prestada. Gracias a la misericordia de un amigo

20 siglos han pasado,
y hoy en día la suya es la figura central de gran parte de la raza humana.

Todos los ejércitos que han marchado,
Todas las armadas que han navegado,
Todos los parlamentos que alguna vez han legislado,
Todos los reyes que han reinado,
Todos juntos, no han afectado tanto la vida del hombre sobre la tierra
como la vida solitaria de Jesús.

b. La cruz destruye la gloria humana

Toda la grandeza humana se destruye en la cruz. La cruz es vergüenza, ignominia, solo los condenados saben qué es estar crucificado. Uno de los ladrones encuentra en la cruz la salvación por su arrepentimiento. La palabras de Jesús le dan certeza. “hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43)

El otro pecador se burla, para él no hay palabras de Jesús, sólo silencio, porque en la cruz no hay tiempo para reproches, sólo hay palabras de perdón y compasión.
“Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34) “ Mujer he ahí a tu hijo, … he ahí a tu madre” (Juan 19:26)

¿Qué otro hombre, de los más grandes que hayan existido, fue capaz de amar y perdonar a sus verdugos? ¿Qué hombre, ha sido capaz de preocuparse por los demás aún en medio del sufrimiento y la agonía?

“La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre” ( Filipenses 2: 5-9 NVI)

c. La cruz es un recordatorio de mi condición de pecador.

Saulo de Tarso, odiaba y perseguía cristianos, los apresaba y entregaba a los Fariseos, pero un día Jesús, resucitado, le dijo “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” (Hechos 9:4 LBA), ese día cambió la vida de Saulo para siempre. Ese día murió Saulo y nació Pablo. Su vida tuvo un nuevo sentido, de perseguidor se convirtió en perseguido, se convirtió en siervo del Jesús que una vez odió; predicó el evangelio que antes detestó y fortaleció a la iglesia que antes quiso destruir.

Pablo reconoció que su vida solamente tenía sentido muriendo al mundo y viviendo para Cristo. En Gálatas 2:20 dice “Con Cristo estoy crucificado” , ¿lo decía en broma? por supuesto que no, el apóstol también dijo en su carta a los Romanos cap. 6 :

“¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si hemos sido unidos a El en la semejanza de su muerte, ciertamente lo seremos también en la semejanza de su resurrección, sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con El , para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con El, sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre El. Porque en cuanto El murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en cuanto vive, vive para Dios. Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.” ( Romanos 6:1-11 LBA)

Pablo llegó a la conclusión que la vida cristiana no tiene sentido al menos que también muramos con Cristo. Por eso la cruz representa mi condición de pecador, me recuerda que la muerte de Cristo debe ser mi muerte al mundo y mi vida en El

Una cruz debe ser más que un artefacto de adorno, en tu pared o en tu cuello, debe ser una marca indeleble en tu mente y en tu corazón.

Si vamos a llevar una cruz que sea un recordatorio perenne de que solamente en Cristo hay vida eterna, que solamente su muerte puede darnos la libertad del pecado, que solamente clavando nuestro pecado en la cruz podemos librarnos de la muerte eterna.

Esto es la cruz para mi, ¿Qué es la cruz para ti?

….

ACLARACIONES

Todas las citas de la Biblia son tomadas de la versión Reina-Valera 1960 excepto cuando se indica : NIV (Nueva Versión Internacional) ; LBA (La Biblia de las Américas)

Anuncios