Los niños son curiosos por naturaleza, todos pasan por la etapa en la que cuestionan todo. La etapa de los porqués entre los 3 y 4 años que ponen a prueba nuestra paciencia son determinantes para su futuro, es una etapa en la que quieren saber de todo. ¿Qué es esto? ¿Qué es aquello? ¿Cómo se hace?

Si se les responde con frases tales como:

“Ya deja de preguntar”
“Qué ya te lo dije 100 mil veces”
“por qué eres tan preguntón”

Si se les ridiculiza o se dan respuestas sin sentido, si se les responde con sarcasmo, el niño llegará a la conclusión que es malo preguntar, que molesta los adultos, que es mejor dejar de hacer preguntas.

padre-e-hijo.jpg

Muchos padres no saben como controlar su impaciencia ante las preguntas de los niños y el resultado son niños tímidos, inadaptados e inclusive fracasados en los estudios, posteriormente, cuando son adultos ya no se preguntan nada sobre la vida, aceptan las cosas como son y pierden el espíritu investigador.

En la Biblia se menciona este etapa en la vida de los niños de la siguiente manera:
“Y será que cuando tu hijo te pregunte el día de mañana, diciendo: “¿Qué es esto?, (Exodo 13:14)

“Y sucederá que cuando vuestros hijos os pregunten: “¿Qué significa este rito para vosotros?” Exodo 12: 26

“Cuando vuestros hijos pregunten a sus padres el día de mañana, diciendo: “¿Qué significan estas piedras?,” Josué 4:21

“Y cuando los hijos de tu pueblo te hablen, diciendo: “¿No nos explicarás qué quieres decir con esto?” Ezequiel 37:18

En todos los casos en que se mencionan estas preguntas la Biblia da respuestas directas, sin evasivas, todas tienen un mismo propósito, Enseñar a los niños:
Quién es Dios,
Qué hizo Dios y
Cómo actuar ante Dios
Qué hará Dios.

Exodo 13:14-16 Y será que cuando tu hijo te pregunte el día de mañana, diciendo: “¿Qué es esto?, le dirás: “Con mano fuerte nos sacó el SEÑOR de Egipto, de la casa de servidumbre. 15 “Y aconteció que cuando Faraón se obstinó en no dejarnos ir, el SEÑOR mató a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito del hombre hasta el primogénito de los animales. Por esta causa yo sacrifico al SEÑOR los machos, todo primer nacido de la matriz, pero redimo a todo primogénito de mis hijos. 16 Será, pues, como una señal en tu mano y como insignias entre tus ojos; porque con mano fuerte nos sacó el SEÑOR de Egipto.
Exodo 12: 16-27 Y sucederá que cuando vuestros hijos os pregunten: “¿Qué significa este rito para vosotros?, 27 vosotros diréis: “Es un sacrificio de la Pascua al SEÑOR, el cual pasó de largo las casas de los hijos de Israel en Egipto cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas.

Josué 4: 21-24 Y habló a los hijos de Israel, diciendo: Cuando vuestros hijos pregunten a sus padres el día de mañana, diciendo: “¿Qué significan estas piedras?, 22 entonces lo explicaréis a vuestros hijos, diciendo: “Israel cruzó este Jordán en tierra seca. 23 Porque el SEÑOR vuestro Dios secó las aguas del Jordán delante de vosotros hasta que pasasteis, tal como el SEÑOR vuestro Dios había hecho al mar Rojo, el cual El secó delante de nosotros hasta que pasamos, 24 para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano del SEÑOR es poderosa, a fin de que temáis al SEÑOR vuestro Dios para siempre.

Exequiel 37: 18-24 Y cuando los hijos de tu pueblo te hablen, diciendo: “¿No nos explicarás qué quieres decir con esto?, 19 diles: “Así dice el Señor DIOS: `He aquí, tomaré la vara de José, que está en la mano de Efraín, y las tribus de Israel, sus compañeros; las pondré con aquélla, con la vara de Judá, y las haré una sola vara, y serán una en mi mano.’ 20 Y las varas en que escribas estarán en tu mano a la vista de ellos, 21 y diles: “Así dice el Señor DIOS: `He aquí, tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones adonde han ido, los recogeré de todas partes y los traeré a su propia tierra. 22 `Y haré de ellos una nación en la tierra, en los montes de Israel; un solo rey será rey de todos ellos; nunca más serán dos naciones, y nunca más serán divididos en dos reinos. 23 `No se contaminarán más con sus ídolos, ni con sus abominaciones, ni con ninguna de sus transgresiones; sino que los libraré de todos los lugares en que pecaron y los limpiaré. Y ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios.

Las épocas han cambiado, las costumbres y las prácticas religiosas también han cambiado pero la curiosidad de los niños no ha cambiado por eso los padres cristianos tienen la misma responsabilidad hoy día de responder a las preguntas de sus hijos tanto aquellas que les permitan conocer al mundo en que viven como conocer y respetar al creador del mundo en que viven. Una cosas es segura, no podemos evadir la responsabilidad primordial que se nos ha encomendado que es la instruir al niño en el camino en el que deba de andar ( Proverbios 22:6 )

Cuando nuestros hijos hagan preguntas relacionadas con nuestra fe o nuestra doctrina, ¿estaremos listos para responderles? ¿o les daremos evasivas? ¿buscaremos a un experto para que les explique?

Cuando nuestros hijos pregunten por qué no les permitimos hacer lo que todo el mundo hace o que la mayoría de los amigos hacen, o lo que ven que todo el mundo hace en la televisión; ¿les responderemos con un “porque no”, o “porque el pastor lo dice”, o “porque así lo prohibe la iglesia”?

O les daremos respuestas que le apunten a conocer a Dios, a aprender a amar a Dios, a obedecer a Dios y a Servir a Dios.

Anuncios